En una campaña de branding, hay que resaltar los elementos más importantes del branding para conseguir la mayor eficiencia posible en el resultado. Obviamente, hay que hacer funcionar a toda la maquinaria, incluso los elementos menos significativos, para que una estrategia de branding funcione correctamente. Vamos con la segunda parte ¿Estáis preparados?

  1. Lema de empresa

Todas las empresas que trabajan el branding de una marca sólida tienen un lema o un mensaje que les caracteriza y diferencia de las demás. Es completamente necesario tener uno, el cual debe ir dirigido al buyer persona, evocando un sentimiento fácil, directo y claro. De todos modos, el lema de la empresa sirve para convencer a aquellos indecisos, por lo que hay que construirlo a conciencia. Aquí tenéis varios ejemplos:

  • BMW con ¿Te gusta conducir? Si te gusta conducir = debes comprar un BMW.
  • Oneplus con “Never Settle” (nunca conformarse) Si nunca te conformas = debes comprar un Oneplus.
  • Samsung con “Designed For” (Diseñado para) En este caso, para ti.
  1. Color

Uno de los aspectos fundamentales del branding de una empresa es el color que se elija, ya que los colores desprenden sentimientos y tienen significados para muchas personas. En este aspecto, tendremos que atender a distintos factores que determinarán qué colores son más idóneos que otros. Podemos destacar los siguientes:

a) La actividad de la empresa. No es lo mismo una sastrería, que una empresa de deportes extremos o de aventura. A parte de que el buyer persona es distinto en ambas, son dos negocios que pretenden satsifacer al cliente de forma distinta, intentando conseguir diferentes resultados:

– Sastrería-> busca satisfacer al cliente, ensalzar su autoestima, que se sienta cómodo consigo mismo, que vaya elegante.

– Empresa de deportes extremos-> busca que el cliente queme adrenalina, que disfrute al máximo la experiencia, que viva un momento único para toda su vida.

b) La política de empresa. Toda empresa tiene una forma de hacer las cosas, unos valores y unos principios. Si estamos ante una empresa revolucionaria, que va contra lo políticamente correcto, tendrá que utilizar colores reivindicativos o radicales, no servirá con un blanco o negro. De lo contrario, hay que huir de colores demasiado expresivos.c)

c) Público objetivo. Por último, si el público objetivo es joven, podremos utilizar un color más atrevido; si es un público muy adulto, no se sentirán identificados con rojos pasión o amarillos mostaza ¿Me entendéis?